Añoranza

Estaba realmente cansado de vivir en esa maldita ciudad tan fría. Deseaba mudarse cerca de las brisas marinas. Pero el dinero era escaso y no teniendo más recursos que un arma, decidió usarla para obtener, por lo menos, un mar de sangre.

Mónica Guerrero Sánchez

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Minificciones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s