El otro

-¿Soy yo? – interrogó, vacilante, a la imagen.

-No, soy yo- respondió, segura, la silueta al otro lado del espejo, dándole la espalda.

Víctor Nísperuza Sáez

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Minificciones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s