Fragmento Prólogo del maestro David Lagmanovich

Tempus fugit es una buena representación de su variado mundo de minificciones. Esa variedad manifiesta diversas tendencias de la minificción contemporánea en lengua española. Por ejemplo, como ocurre con frecuencia en este género, la invención narrativa suele extenderse hasta culminar en un desenlace no sólo sorpresivo, sino también humorístico. Véase este ejemplo, titulado “Ateo”:                                                  

En el desierto, Zaratustra se acerca a un monje y le pregunta:

— ¿Qué haces?

— Con cantos, llantos y murmullos alabo a Dios —contestó el ermitaño.

Zaratustra siguió su camino y alejándose pensó: “Este viejo santo no se ha enterado aún de que Dios ha muerto”.

Inesperadamente el cielo se oscureció y un rayo por poco fulmina al caminante Zaratustra, quien dio un salto y gritó mirando hacia arriba: “¡Oye, pero tú no aguantas una chanza!” 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Minificciones. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Fragmento Prólogo del maestro David Lagmanovich

  1. lykos dijo:

    Después de leer a Nietzsche (hace un par de horas) nada como leer este minicuento. Excelente.

  2. Cesar Klauer dijo:

    Estimado Rubén
    Quiera hacerle llegar mi libro de microrrelatos en ebook de Kindle, ¿cómo se lo envío?
    Gracias.
    Cesar Klauer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s